Dark Light
Presentamos un análisis interpretativo de la última película de Lars von Trier

Como ya hicimos anteriormente con la película Enter the Void, hoy presentamos un nuevo análisis interpretativo, esta vez de la película The House that Jack Built (2018, estrenada en España en enero de 2019 bajo el título La Casa de Jack), del director danés Lars von Trier. Como regalo de bienvenida, os dejamos, pinchando aquí, la parodia que los genios de Muchachada Nuí le dedicaron en su día a este cineasta.

Lars von Trier sigue siendo uno de los cineastas vivos más irreverentes e interesantes. En su extensa filmografía podemos destacar joyas como Dogville (2003), protagonizada por Nicole Kidman, Dancer in the Dark (2000), protagonizada por Björk -quien acabó hasta las narices de él-, o Los Idiotas (1998), integrada dentro del movimiento Dogma 95, películas que combinan guiones sublimes con experimentación formal.

The House that Jack Built narra la historia de Jack -interpretado por la estrella Matt Dillon-, un astuto y desquiciado asesino en serie, mostrando algunos de los crímenes que cometió durante un período de 12 años.

Lo que vais a leer a continuación es una interpretación subjetiva de la película, dirigida a aquellos que ya la hayáis visto y queráis indagar un poco más en el posible significado del film, por lo que este post contiene SPOILERS. Voy a dividirlo de la misma forma en que está dividida la película: en varios incidentes y un epílogo; sin embargo, para explicarme mejor, voy a cambiar el orden de los capítulos.

Epílogo: Catábasis

A través de una serie de imágenes muy bellas y otras de sucias al viejo estilo Dogma, el último tramo del film nos muestra a Jack y a Virgilio (interpretado por Bruno Ganz) descendiendo a las profundidades del Infierno, exactamente igual que la Divina Comedia de Dante Alighieri (en la obra, Virgilio acompaña al poeta a través de los distintos círculos en los que se divide el Infierno). Este descenso comprende la totalidad del film y, a lo largo de él, Jack y Virgilio mantienen la conversación en off que oímos durante toda la película.

La película cambia constantemente el formato de la pantalla y muestra numerosas imágenes de archivo, igual que en Nymphomaniac (2013).

Esta escena imita el cuadro de Eugène Delacroix “La barca de Dante” (1822); en su otra película Melancholia (2011) también hace una referencia a otro cuadro, “Ofelia” (1852), de John Everett Millais.

Jack observa en el Infierno a unos campesinos cegando la pradera con sus guadañas, inhalando cuando cargan y exhalando cuando cortan, todos coordinados al mismo tiempo, exactamente igual que un recuerdo que él tiene de niño. Cuando ve ésto se emociona (único momento de la película en que sucede tal cosa) y al instante tiene visiones de todos sus asesinatos.

La interpretación de esto es que él siempre ha estado en el Infierno y que éste está hecho a su medida y gusto.

Jack es un ingeniero con TOC (trastorno obsesivo-compulsivo) que sueña con ser arquitecto y construir su propia casa (lo cuál nunca consigue) y está fascinado por la belleza estructural de las catedrales. Los hombres cegando la hierba representan la belleza y perfección formales (idóneas para alguien con TOC) que, a su vez, constituyen un acto de aniquilación sistemática de seres vivos, las plantas. Por eso le gusta tanto.

2º Incidente

En el negativo de una fotografía vemos la “luz negra”.

Jack, que se hace llamar Mr. Sofisticación, irrumpe en la casa de una mujer y la asesina a sangre fría. Para conseguir entrar, Jack usa sus inmensos dotes para persuadir y manipular a una persona. El control que Mr. Sofisticación ejerce sobre sus víctimas es total (excepto en el 1r Incidente, del cual hablaremos más adelante).

La película está llena de un humor negrísimo y el asesino tiene una suerte inmensa, tanto que roza el surrealismo (remarcando la naturaleza metafórica del film), y todo aquel con quien se encuentra es extremadamente estúpido: las víctimas, los policías…

En este incidente se nos introduce el tema del TOC, condición que Jack padece. Lo interesante del tema es el inmenso realismo con el que se representan los efectos del TOC, y esto lo puedo afirmar porque, efectivamente, quien está escribiendo este artículo también padece TOC. Jack sucumbe a suposiciones y pensamientos completamente irracionales acerca de la limpieza en sus crímenes; sin embargo, cuando Mr. Sofisticación empieza a correr riesgos más grandes y a volverse más descuidado con la limpieza, es decir, empieza a exponerse a su TOC, éste le empieza a disminuir. Y es exactamente así cómo se supera el TOC, exponiéndose a los pensamientos intrusivos e ignorándolos. Como bien dice el personaje: “A veces la mejor forma de esconderse es no esconderse en absoluto”.

Es bien sabido que Lars von Trier padece fobias como por ejemplo a volar. Él mismo dice que “le teme a prácticamente todo menos a hacer películas”; esto, unido al hecho de que aborde el tema del TOC con tanto realismo y exactitud, me lleva pensar que Lars von Trier también padece TOC; y esto nos lleva a otra de las interpretaciones más recurrentes que se han hecho sobre esta película y es que Mr. Sofisticación no es más que una representación del propio Lars von Trier, alguien controvertido que hace arte extravagante y sofisticado con temas controvertidos como la violencia o el sexo (incluso, en una escena, llega a poner extractos de sus propias películas durante una de las muchas disertaciones que hace Jack).

Jack se pasa toda la película intentando convencer a Virgilio de que sus asesinatos son obras de arte. A su vez, nunca es capaz de construir la casa que tanto desea. Tampoco es capaz de abrir una de las puertas del congelador en el que guarda los cadáveres. Cuando al final del film consigue abrirla, construye una casa con los cuerpos.

Mi interpretación es que la película es una metáfora sobre los discursos que no se sostienen (no se sostienen como su casa), como los radicales. La inmensa suerte que tiene a lo largo del film en sus asesinatos representa la impunidad con la que estos discursos pueden llevarse a cabo. La puerta significa su aspiración de convertirse en un asesino artista y que su discurso devenga justificado. Sin embargo, cuando la abre, solo consigue construir una casa falsa, de muertos, y no una de verdad, de la misma forma que su discurso es fraudulento.

4º Incidente

Jack tiene una novia (Riley Keough) a la cual tiene completamente sometida: La llama “Simple” y la trata con una condescendencia repugnante, recordándole en todo momento lo estúpida que es. De pronto él empieza a decirle que es un asesino en serie y que ha matado a 60 personas, puede que incluso a 61, a lo que ella se ríe. Cuando Jack empieza a ponerse demasiado turbio, ella tiene un momento de lucidez y huye corriendo a pedirle ayuda a un policía aparcado delante del edificio. Ella le cuenta al policía lo que ha ocurrido y éste solo le pregunta si han estado bebiendo, a lo que ella responde que sí y el policía le dice que entonces paren. En ese momento aparece Jack gritando: “Todo lo que esta mujer ha dicho es verdad. He matado a 60 personas. ¡60 personas! Soy un asesino en serie. También he sido una persona horrible con esta mujer de aquí, la Srta. Jacqueline.” Y el policía solo les responde que dejen de beber. Simple vuelve a caer en su engaño; le perdona y vuelve al piso con él. Volvemos a presenciar el inmenso control y manipulación que Jack ejerce encima de todas sus víctimas.

Cuando Simple, ya en el piso, vuelve a darse cuenta de que Jack es quien dice ser realmente porque ha cortado los cables del teléfono, éste ya se ha hecho con las llaves del piso y tiene a Simple encerrada. Ella se da cuenta de que es el tal Mr. Sofisticación del que hablan en las noticias y entonces, tanto él como ella, se ponen a gritar ayuda durante un buen rato por el piso y por la ventana. Nadie acude a ayudarla. Mr. Sofisticación le dice que en esta maldita ciudad, en este maldito país y en este maldito mundo nadie quiere ayudar.

Con todo esto, me da la sensación de que Lars von Trier está transmitiendo un mensaje sobre los Estados Unidos (donde transcurre la historia) y su cultura insolidaria. Nadie acude a los gritos de ayuda de ella. La policía solo se preocupa por si han estado bebiendo alcohol. En el 5º Incidente, la policía por fin va detrás de Jack (hasta ese momento no lo habían conseguido en ningún momento) por un robo. UN ROBO -otro momento que es para descojonarse de risa-.

Por supuesto, en este capítulo también entra en juego el tema del machismo. Mr. Sofisticación le corta los pechos a Simple y, justo antes de hacerlo, incurre en el llamado mansplaining: “Hay algo que ha estado molestando al Sr. Sofisticación durante bastante tiempo, y tal vez sea más importante para él de lo que será para ti pero, para ser sincero, se cabrea mucho cuando lo piensa: ¿Por qué siempre es culpa del hombre? No importa donde vayas, es como si fueras una especie de persona culpable errante, sin siquiera haber hecho daño a un solo gatito. De hecho, me pongo triste cuando lo pienso. Si uno es tan desafortunado de haber nacido varón, entonces también ha nacido culpable. Piensa en la injusticia de eso. Las mujeres siempre son las víctimas, ¿verdad? Y los hombres, siempre los criminales.” Estoy seguro de que palabras muy parecidas a estas las habréis escuchado de diferentes personajes en los medios o en vuestro entorno.

1r Incidente

Jack recoge en medio de la carretera a una mujer (otra estrella, Uma Thurman) que se ha quedado tirada porque su gato hidráulico está estropeado. Él, a regañadientes, la acompaña con su furgoneta a un taller para arreglarle el cacharro. Están completamente solos y ella deja el gato justo al lado de Jack, por lo que asesinarla va a ser pan comido. Nada más arrancar, ella le suelta bromeando que puede que haya sido un error subirse a su furgoneta porque él bien podría ser un asesino en serie. Lo caza nada más entrar. La perspicaz mujer le va explicando durante todo el trayecto los pasos exactos que debería seguir él si la asesinara e intentara esconder su cuerpo. Su actitud sorprende a Mr. Sofisticación pero a la vez le cansa mucho.

Llegan al taller, le arreglan el gato y Jack la tiene que volver a acompañar hasta dónde estaba su coche, muy molesto con las insistencias de ella. Él prueba de levantar el coche con el gato pero éste se rompe otra vez. Jack intenta mandar a la mierda a la mujer pero ésta sigue insistiendo que por favor la vuelva a acompañar al taller. Mr. Sofisticación vuelve a ceder otra vez suspirando y con cara de malas pulgas. De vuelta al taller, la mujer le suelta que retira todo lo dicho y que él es demasiado cobarde como para matar a alguien. Jack pega un frenazo y, finalmente, mata a la mujer machacándole la cabeza con el gato.

La pregunta es: ¿Por qué demonios Jack tarda tanto tiempo en matar a la mujer? Sencillo: Porque la situación es nueva para él. Mr. Sofisticación está acostumbrado a someter a sus víctimas a su completo control emocional y a sus engaños (2º y 4º Incidente), pero en este caso no era así. La acaba matando porque acaba hasta las narices de ella, pero no quería hacerlo en un principio porque no tenía el completo control de la situación. Es tan machista que solo quiere matar a una mujer cuando ésta es boba y está siendo totalmente manipulada por él, y no cuando resulta ser inteligente. No es un placer para él.

Jack dice que este asesinato tiene ocultos valiosos detalles, de la misma forma que los tienen las catedrales. Estos detalles podrían ser lo que he explicado.

2 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts