Ahora Leyendo
Ruhetag abre octubre al más puro estilo berlinés.

Ruhetag abre octubre al más puro estilo berlinés.

Nubel, el corazón musical del museo Reina Sofía, fue el escenario en el que se nos presentó Ruhetag, a Berlin Story, haciendo de este domingo un nuevo sábado.

La velada abrió disfrazada de tranquilidad: sonidos house, disco y funk con esa inconfundible tonalidad profunda que caracteriza el sonido de la capital alemana. Todo de la mano de los DJs locales (D Paz, Ivan Soya, Nebu Mitte, Manu Strasse y Jaime O´Connor), que supieron mimetizarse muy bien con el leitmotiv de la tarde.

El espacio transmitía vitalidad, sin duda, aunque fue imposible para la organización trasladar todo el sonido Void Acoustics a la magnífica terraza. Por lo tanto, ésta se convirtió en el espacio Chill Out donde relajarse escuchando la música a un nivel más bajo mientras fumabas o disfrutabas de una copa.

El volumen de la música resultó ser ideal en la zona interior. Los espacios, a primera vista abiertos, estaban acondicionados para tomar asiento y entablar una conversación, lo que era posible sin dejarse la voz. Por otra parte, el volumen era lo suficientemente alto como para dejarse llevar por las vibrantes melodías y bailar de forma relajada, algo que no surgió hasta bien entrada la tarde.

La música fue in crescendo, provocando que el ánimo de la gente se fuera propagando hasta llegar al clímax musical. Un gran número de personas abandonaron los formalismos y se pusieron en pie para bailar al compás de los sonidos envolventes importados de Berlín por los artistas ya mencionados y el «corresponsal» berlinés en este ambicioso evento, Stefan Biniak.

En cuanto al equipo, podemos afirmar que el sonido de los Void Acoustics era impecable. Las proyecciones, en las que pudimos ver a artistas como Jamie Jones y escenarios como Dekmantel o Boiler Room, eran bastante acertadas, ya que era el lugar exacto donde nos trasladaba el sonido al cerrar los ojos (al menos a un servidor). Finalmente, como sospechábamos y nos confirmó uno de los organizadores (Manu Strasse, cuya simpatía reflejaba la ilusión detrás del proyecto), la cabina no queda a la sombra de ninguna otra en la capital española.

Para concluir, a modo de resumen, y contemplando todo lo anterior, podemos afirmar que Ruhetag, a Berlin story está siendo organizado sin descuidar ningún detalle.

Ver también
dabadaba boiler

Este (casi) recién nacido no tiene nada que envidiar a sus coetáneos (como Comba o Afterbruch), y no tardará en conseguir adeptos que, como yo, no puedan esperar a la siguiente oportunidad de disfrutar tan plenamente de este plan alternativo de domingo.

 

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 theBeatcom.
All Rights Reserved.

Scroll To Top