Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

Jacob Collier, un directo motivador

El virtuoso británico deslumbró con su actuación en Razzmatazz 

El pasado 1 de febrero en la mítica sala Razzmatazz, Jacob Collier presentaba en directo su nuevo trabajo, “Djesse”. Su segundo álbum de estudio tras el alabado y laureado “In My Room”. Collier explicaba al público asistente el significado de “Djesse”. Viene a ser como esa parte de nuestra conciencia que no se rige por la razón, que siempre elegirá lo más complicado, el niño que llevamos dentro. Por lo que “Djesse” somos todos y todos formamos parte de él.

Un tipo inteligente

Está claro y es más que plausible que Jacob Collier es un joven, veinteañero con apariencia de adolescente, talentoso y virtuoso. Convencidos de que si no se dedicara a la música habría triunfado en cualquier campo. En el que él hubiera elegido. Es un superdotado, en este caso en el mundo musical. Evidencia que su cabeza funciona a otras revoluciones y otros niveles, marcando la diferencia con el resto. Podría haber sido un gran matemático, un filósofo de teorías certeras, un doctor honoris causa en investigación, un famoso escritor, escultor, pintor… lo que hubiera querido ser. Pero tenemos la suerte de que a Jacob Collier lo que le gusta es tocar instrumentos y cantar. Y vaya si canta.

Maestro de Ceremonias

Desde el minuto cero, quedó absolutamente revelado que Jacob Collier sabe comunicar. Habla convincentemente, es un líder sin duda alguna. Por momentos contagiaba al personal de su motivación positiva, de sus ganas y dinamismo. A la misma velocidad que las notas pasan por su cabeza y las ejecuta en el piano, bajo, guitarra, timbales, pasan también las ideas que desea comentar con su público. Es verdaderamente impresionante como domina los tiempos, el escenario y en menos de 45 minutos, tiene a toda la asistencia a sus pies cantando lo que le indica. En ocasiones nos mirábamos extrañados ya que entre canción y canción Collier parecía un coach y aquello una charla de motivación al estilo TED.

Comenzó el espectáculo haciendo cantar al público en el tono que quiso, con la intensidad que quiso al más puro estilo Freddy Mercury. El concierto prometía, un comienzo así interactuando con el personal no se ve muy a menudo. Pero es que acabó de la misma forma, llevándonos por territorios ya de cuarto de conservatorio, cambios tonales, dividir al público en tres sectores para reproducir cada uno de ellos un arreglo, tetracordios, armonías, etc… Este chico nos hizo músicos en 2 minutos. Tocando el piano a la vez que dirigía que sector debía cantar y cuando. Supo sacar de nosotros lo que muchos no creen que llevaban dentro. Una vez más transmitió su alta motivación al resto de seres que estañamos allí bajo su encanto.

Jacob Collier en Razzmatazz

Una banda de primerísimo nivel

Jacob Collier, alcanzó la fama en primer lugar por sus apabullantes vídeos subidos a YouTube. Vídeos en los que realizaba versiones de clásicos, aportando su estilo y agilidad. En ellos aparecían muchos Jacob Collier cada uno de ellos interpretando un instrumento o cantando voces diferentes, todo ello al unísono. La fórmula le funcionó y sus videos contaban con cientos de miles de visitas.

En la gira de “In My Room” con la que también visitó Barcelona, concretamente la sala Apolo, Jacob Collier, lo hacía todo él solito. Digamos que llevó el timing de los vídeos de YouTube a directo. A base de pedaleras, loopers, samples y toda ayuda tecnológica para que pareciera marciano en escena. Completando canciones absolutamente rellenas de instrumentos que él mismo grababa en directo y dejaba sonando en bucle. Claro la gente se tiraba de los pelos, se arrancaba los ojos exclamando -¡Pero cómo es posible!

En la gira que acabamos de disfrutar en Razzmatazz, Jacob Collier ha querido rodearse de músicos versátiles. Tan versátiles que a veces hasta le robaban el protagonismo. Sobrada calidad que ya firmaría cualquier banda por tener a estas figuras en nómina. Hablamos de la portuguesa MARO (voces, teclados, guitarras y percusión), Robin Mullarkey (bajo, guitarra eléctrica, teclados y percusión) y Christian Emman (batería y percusión electrónica). Sencillamente espectaculares.

L´Enfant Terrible del Jazz

El primer tema en ejecutar fue su nuevo single. El tema extraído de “Djesse”. With The Love In My Heart. Una rapsodia moderna, con partes de pop, de jazz, de electrónica, con cambios sorprendentes, inesperados que llevan sin duda al espectador al mundo Collier. Un mundo de color donde paralelamente conviven diferentes géneros musicales tales como el jazz, pop, funk, dance, soul, etc…

Varias versiones hicieron las delicias del público asistente. “Lean on Me” de Bill Withers, “You and I” de Stevie Wonder. La versión del “Close to you” de The Carpenters, “All Night Long” de Lionel Richie, que forma parte de su último trabajo y para finalizar el concierto, “Blackbird” de Paul McCartney y John Lenon. Con esta última pieza, Jacob Collier sacó de nuevo al director de orquesta que lleva dentro y puso a cantar a todos los asistentes a su imagen y semejanza. Repetimos hasta la saciedad el ya mítico “You were only waiting for this moment to arise” y lo hicimos muy bien, aquello sonó precioso. Por supuesto gracias al nuevo enfant terrible del jazz, el virtuoso Jacob Collier.

Deja un comentario