Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

La corrupción en El Reino

A unos meses de los Premios Goya, España parece tener ya una de sus favoritas. El Reino de Rodrigo Sorogoyen.

“La corrupción política llevada a la gran pantalla con crudeza, crítica inteligente e incluso humanidad. No os la perdáis.”

¿Son quizás palabras del director? ¿De algún integrante de su extenso elenco? ¿O de Isabel Peña, coguionista junto a Sorogoyen? ¿De algún periodista? De ninguno de ellos. La cita pertenece a Albert Rivera. El 7 de octubre, el político escribió un tweet sobre lo mucho que le había gustado la película. Aunque no es el único de su profesión con esta opinión. Cristina Cifuentes pudo ir al pre-estreno, tras el cual publicó en Twitter lo siguiente: “Una gran película sobre la corrupción política, económica y mediática en España. Film valiente, trepidante, muy bien dirigido. Magnífico reparto, encabezado por @atorrem, que lo borda; menudo actorazo. No dejéis de ir a verla!” En principio, esto se podría interpretar como que Cifuentes y Rivera comparten gustos cinematográficos. Aunque quizás pecaríamos de tener un pensamiento un tanto naif. ¿Una película sobre la corrupción que le gusta a la clase política? Huele un poco raro.

 

Dejando de lado a los políticos. La historia que narra El Reino es la de una trama de corrupción, que inunda todos los extractos de un partido. Partido y trama que nos recuerdan a noticias que hemos vivido en los últimos tiempos. Antonio de la Torre protagoniza la película. Es un político corrupto y lucha por no ir a la cárcel.

La película se estrenó en el Festival de Cine de San Sebastián. El primer pase que hubo de la misma, fue en el Teatro Victoria Eugenia el día 22 de septiembre a las nueve y media de la mañana. El pase fue conjunto para periodistas y público. Finalizando el metraje, se oyeron aplausos durante el cara de cara de Antonio de la Torre, el político corrupto y Barbara Lennie, una periodista que recuerda a Ana Pastor. Un cara a cara que deja claro el carácter de la película. Sorogoyen y Peña firman unos discursos, tanto por parte del político como de la periodista, manipuladores y bastante mascados. Sorogoyen da lo que la población española quiere oír sobre corrupción.

Y para cerrar, me declaró nostálgica del Rodrigo Sorogoyen de Stockholm.

 

Deja un comentario