Ahora Leyendo
Resquicios de Tangerine Dream

Resquicios de Tangerine Dream

Jornada del viernes en el Mira Digital Arts Festival

Carla Dal Forno

La tarde comenzaba con la actuación de la australiana Carla Del Forno, acompañada en el trabajo visual por el artista francés Ludovico Sauvage. En su primera actuación en nuestro país, desplegó sus habituales armas. Voces flotantes, hipnóticas, misterio y encantamiento. La música de la artista es un compendio de electrónica suave y de post punk o industrial con dulces melodías salteadas con sobresaltos estridentes. 

Nos presentó sus últimos trabajos “You Know What It’s Like” (2016) y el EP “The Garden”, publicado en octubre de 2017. Dada la hora en la tarde de viernes y el planteamiento conceptual allí desplegado, hubiera hecho falta de una máquina de café, sin duda.

Fotografía David Marín

Christian Len

Este Dj y productor comenzó su andadura musical como Dj en la ciudad de Barcelona, pero actualmente vive en Ibiza donde ejerce como residente en el Pikes Hotel. La actuación prometía ya que la propuesta era del todo variopinta. Recientemente ha colaborado con Papadupau, miembro del grupo ZA! en el lanzamiento de Len en un sello berlinés, Get Physical. 

Papadupau a la batería y trompeta, nos tiene acostumbrados a caminos alternativos y poco transitables, difíciles de seguir. ¿Como sería la andadura con Christian Len en directo? Pues por momentos pasajes muy rítmicos y bailables. Donde el público seguía al compas de los dos. Otros momentos eran absolutamente arrítmicos. Afirmaría que casi jazzisticos. Experimentación e improvisación, alcanzaron cotas realmente deliciosas en la parte final de la actuación. Esta ganó en intensidad visual al producirse después de Structure, la instalación que cubre toda la sala de humo. Fue como una niebla colorida con un Papadupau entregado y un Len On Fire.

Fotografía David Marín

Aïsha Devi feat. Emil Barret

Mitad suiza, mitad tibetana. Aïsha es una artista única en el mundo y nadie suena como ella. Su música se basa en la cultura tibetana, cargada de mantras digitales, voces angelicales, beats contundentes, frecuencias sanadoras y ápices de cultura rave.

El fotógrafo y artista visual francés Emile Barret, colabora con la artista para reproducir un mundo digital audiovisual emocional. Es un mundo angustioso, rebelde, donde las sombras en escena toman partido y la voz de Aïsha se apodera de todo. Reverbs imposibles agrandan el espacio, haciendo del Main Room de Fabra i Coats un verdadero templo. Verdaderamente tiene una calidad exquisita en directo. Pero uno sale de la actuación sin saber muy bien que ha pasado. ¿Acabo de salir de una Rave? o ¿acabo de estar en el Tíbet?

Fotografía Organización MIRA

Tangerine Dream

Si decimos que es el grupo más longevo de la electrónica, que llevan 50 años en esto. Que han publicado más de 100 discos, nos quedamos cortos. Se formaron en Berlín en 1967 y su formación actual ya no es la original, de hecho ninguno de los actuales componentes fue fundador del grupo. Tras la muerte, en 2015, del legendario fundador de la banda, Edgar Froese, los miembros restantes (Thorsten Quaeschning, Hoshiko Yamane y Ulrich Schnauss) se comprometieron a seguir trabajando juntos para continuar con las visiones musicales de Froese. 

Ver también
Jamie xx Floating Points Four Tet Daphni NTS Radio

Son historia de la música. Por lo tanto el público pasó de tener una media milenial a tener una media de los padres de los milenials. Amalgama de generaciones que querían ver el directo hipnótico de Tangerine Dream. Sin duda la apuesta de este año del festival Mira.

Fotografía Organización MIRA

Efectivamente los tiempos han cambiado. Los Tangerine Dream ya no tocan en iglesias abandonadas ni experimentan con el Krautrock, pero sostienen una calidad extrema, eso es indudable.

“Monolight”, “It is time to leave when everyone is dancing”, “Far away trains passing by” o “Love on a real train”, fueron algunos de los temas interpretados en la sala Main Room de Fabra i Coats.

El trio mantiene la misma tensión que Tangerine ha practicado desde siempre. Arpegios sintetizados, guitarras punzantes, colchones sonoros para crear atmósferas ensoñadoras. Cinco sintetizadores, varios sintetizadores rack, cuatro ordenadores, violín sintetizado, guitarra, todo ello para tres componentes. Wow!! Un despliegue de tecnología que aviva la llama de Edgar Froese, gran innovador en su época. Sirva de homenaje a este gran músico.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2019 theBeatcom.
All Rights Reserved.

Scroll To Top